Dormitorios coloridos y alegres

Agregar color a una habitación

Los dormitorios coloridos están de moda en el mundo de la decoración, y no solo en las habitaciones infantiles. Los dormitorios juveniles o de matrimonio también pueden llenarse de color para alegrar la estancia. Te daremos algunos consejos para agregar color a tu habitación.

Lo importante es elegir el color que más os guste y combinarlo con otros sin llegar a recargar demasiado la habitación. En esta ocasión, os mostramos unas ideas y ejemplos de decoración de dormitorios coloridos.

Cómo decorar la habitación con colores

Este estilo se puede adoptar con el propósito de potenciar la luz prescindiendo de las persianas, cortinas de materiales como el screen que protegen de los rayos del sol permitiendo pasar absolutamente toda la luz que deseamos.

Puedes pintar las paredes de un color llamativo, o simplemente pintar una sola pared. Para no combinar demasiados colores, es mejor que las paredes sean de un color más claro, no necesariamente blanco, pero si quieres puedes empapelarlas con diseños o con vinilos decorativos, que no sean tan llamativos.

Cómo decorar con colores

La nota en este dormitorio la pueden dar los accesorios de colores vivos e intensos como en los edredones, o simplemente optar por colores tradicionales como el blanco y el negro dando pequeños toques en algún cojín que contraste rompiendo la monocromía.

En cuanto a la cama, puedes utilizar colores muy divertidos, además de variados diseños. Te recomendamos que pongas sobre ésta una tela rayada de dos tonos, ideal que uno de ellos sea blanco, esto lo puedes combinar con unos cojines llamativos y que por ejemplo tengan lunares. Combina y disfruta de tu propio espacio lleno de vida y diversión.

Cómo añadir color a una habitación

En cuanto a las cortinas, existen telas de múltiples tonos, éstas las puedes utilizar para vestir tus ventanas, un lindo detalle sería poner una pequeña mesa de madera acompañada con unos libros y un adorno floral.

Cómo decorar una habitación colorida

Si hablamos de los cuadros, es mejor que no utilices muchos, ya que con tanto color, éstos pasarían desapercibidos. Para las lámparas te recomendamos que las pantallas sean de un color llamativo, como por ejemplo el verde, morado u otro, y que la base sea blanca debido a que los contrastes entre ambos se ven muy bien.