Reconocer y tratar la blefaritis en tu bebé

Si tu bebé presenta ojos rojos, tiene picazón o alguna clase de irritación en esta parte de su cuerpo puede ser la Blefaritis, que no es tan desconocida como puedes creer en los niños pequeños. Esta enfermedad se presenta únicamente en los ojos y tiene como característica principal la inflamación crónica de los párpados, pero tratada a tiempo no deja ningún problema en tu hijo.

Después del tratamiento esta enfermedad desaparece, pero podría regresar. El problema es que la blefaritis es una enfermedad crónica que en la mayoría de casos empieza cuando el bebé es muy pequeño y sigue con él, por momentos bien y otros mal, durante años. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, que incluya una buena higiene, puedes evitar que vuelva tan seguido.

El doctor es la única persona que puede diagnosticar de una forma efectiva esta enfermedad, así que no te dejes llevar por opiniones de otras personas que hayan tenido hijos con ella, sino asegúrate de que si es lo que pensabas. El pediatra puede recomendar que le pongas compresas tibias y húmedas, gotas o cremas antibióticas y una rutina diaria de limpieza.

La forma más eficiente de lavar esta parte del rostro de tu hijo es con agua tibia con un poco de champú para bebé, con una solución salina especial o con una preparación comercial especial para limpiar los parpados, y así reduces el número de bacterias, al tiempo que remueves las células muertas y haces que los poros se mantengan abiertos, logrando que sane más rápido. Todo este proceso no lastima a tu hijo, pero si puede ser un poco agotador.