Los hermanos y la llegada del recién nacido

Celos de hermanos

Los niños mayores, pueden recibir con los brazos abiertos a su nuevo hermanito, como también con la mente muy cerrada a la hora de su llegada, esto dependerá de la edad y capacidad de desarrollo del niño, es así que no sucede lo mismo si tiene alrededor de diez años como si tiene dos.

En ambos casos pueden surgir celos, el primogénito siente que el hermano recién nacido robará el cariño y la atención que antes eran suyos, por lo que la actitud de padres y familiares es muy importante para evitar conflictos y depresión en el infante, ya que este nuevo integrante les quita tiempo de sus padres.

La importancia de la atención para ambos

Cuando el niño está celoso de su hermano, arroja ciertas señales de alarma. Suele molestarse cuando la gente está con el nuevo bebé o pasa horas prestándole atención, comete travesuras que antes no hacía para atraer la atención o se comporta como un bebé pensando que así podrá competir.

Está bien reprender al niño cuando hace cosas incorrectas para llamar la atención, pero no se debe ser excesivamente severo. Por el contrario, se debe reforzar el afecto que se siente por él, para que esté consciente de que no necesita hacer nada para llamar la atención.

Todo esto se debe al estrés y los cambios repentinos que están pasando, debemos hacerlos sentir seguros, y brindarles el mismo amor, hablar con ellos, para que esos sentimientos desaparezcan y el amor por su hermanito crezca día a día , que no sienta que ha sido desplazado, sino que es sumamente amado como antes, y que además por ser mayor, tiene un roll importante en los cuidados y el crecimiento de su hermanito.

Una gran responsabilidad

Una forma de ayudar al niño a asimilar la llegada de su hermano menor es involucrándolo en el cuidado del niño, con tareas acordes a su edad. Cuando el niño siente que cuida a su hermano y que los padres le están cediendo una gran responsabilidad, siente que le tienen confianza y afecto.

Atención compartida

Aunque pasar horas mirando, atendiendo y mimando al bebé es bastante tentador, hay que prestarle la misma atención al primogénito, ya que éste realmente resentirá la falta de atención de sus padres y familiares.

Comparta con ambos a la vez, busque la forma de involucrarlos y también pase tiempo con cada uno por separado. El niño también extrañará las charlas a solas con mamá o papá.