Tips para sentirse bien durante el embarazo

El embarazo produce grandes cambios en el cuerpo de la futura mamá y muchos de ellos pueden convertirse en terribles molestias. Toda mujer gestante experimenta durante esta etapa, algunos malestares comunes como sensibilidad en los pechos, inflamación, dolores en la cintura, dolores de cabeza, hemorroides, problemas con la vejiga, acidez estomacal e indigestión.

Lamentablemente para otras, la suerte no sera tan buena y deberán hacerle frente a la constipacion, hemorragias nasales y nauseas matinales que pueden durar, en algunos casos, todo el día.

Principales molestias en el embarazo

También pueden presentarse noches de insomnio, ronquidos cuando al fin logra conciliar el sueño y algunos sueños vividos. Los dolores en las piernas, los calambres y frecuentes micciones son sólo algunas molestias más. En algunos casos, las mujeres suelen tener candidiasis, vaginosis bacteriana, encías sangrantes, estrías, rinitis, hemorroides y picazón y ardor en la piel. Cuando la barriga aumenta de tamaño por el paso de los meses, aparece una linea oscura debajo del ombligo, que no significa nada malo, pero para muchas es motivo de disgusto. La fatiga se acrecienta sobretodo en los primeros tres meses. Ello se debe a que el organismo esta empezando a soportar el desarrollo y crecimiento del bebe.

¿Cómo sobrellevar las molestias en el embarazo?

Felizmente existen varias alternativas que sirven de mucha ayuda para saber sobrellevar estos males y hacen que estos meses puedan ser vividos de forma tranquila y feliz como debe de ser.

Lo primero es el descanso, ahora el cuerpo pedirá a gritos mas horas de relajo para que la nutrición del bebe sea la adecuada. Es bueno también, tomar mucho liquido, de ocho a diez vasos de agua diarios, para mejorar la circulación disminuyendo la hinchazón y ayudando a la digestión.

La alimentación durante la gestación debe ser ingerida en porciones mas pequeñas, para lograr altos niveles de energía y disminuir la acidez y las nauseas.

Es muy importante tener una rutina de ejercicios , ya que además de controlar el peso, mejorará el sueño, disminuyendo o controlando los niveles de estres. Mantener los pies elevados mientras se descansa es bueno para prevenir las varices y disminuir la presencia de calambres.