Donde guardar los medicamentos en el hogar

Muchos medicamentos que guardamos en el botiquín son un arma de dos filos, sobre todo cuando hay niños pequeños en casa.

medicina

Todos sabemos que una aspirina puede salvarnos de un buen dolor de cabeza, pero con un descuido, esa misma aspirina puede volverse otro dolor de cabeza. Para mantener los medicamentos correctamente almacenados en un botiquín en la casa, hay que atender no solo a las condiciones de conservación sino también a otros aspectos.

5 Consejos de cómo guardar medicamentos y otras sustancias en el hogar.

  1. Los primeros es saber que medicamentos y sustancias tienen que tenerse lejos del alcance de los niños: En un botiquín alto, donde no puedan alcanzarlos los niños pequeños se tienen que tener los analgésicos como las aspirinas y el paracetamol, los antibióticos,  los jarabes y las pastillas para la tos y las pastillas para dormir.
  2. Preferentemente el botiquín tendrá un pestillo (seguro, pasador) a prueba de niños.
  3. En un lugar seguro y cerrado con llave o candado, se colocaran productos domésticos como detergentes  de todo tipo, limpiadores para el horno y limpiadores para el inodoro.
  4. Las sustancias inflamables o que puedan provocar lesiones al contacto por su contenido de ácidos o de otras sustancias, se almacenarán de preferencia fuera del hogar, en alguna caseta con llave a la que los niños no tengan acceso bajo ninguna circunstancia, como es el caso del kerosene, la trementina (aguarrás), gasolina, pesticidas, insecticidas,  herbicidas y otros.
  5. Cuando el niño tenga la edad suficiente conviene aleccionarlo en los riesgos que entraña el manejo de medicamentos y sustancias y comenzar a enseñarlo como y en que casos utilizarlos, siempre de acuerdo a su edad.

Revise el botiquín

  • Evite guardar muchas medicinas, su control le resultará más difícil.
  • Revise su botiquín periódicamente -lo ideal es hacerlo cada tres o cuatro meses- y retire los medicamentos caducados o que ya no necesite. Deseche también los que hayan cambiado de olor o color a pesar de que no haya vencido su fecha de uso, y los medicamentos cuyos prospectos no conserve. Los medicamentos caducados pueden perder la potencia con el tiempo y causar intoxicaciones o envenenamientos severos.
  • Escriba en la caja la fecha de compra y para qué está destinado su uso.
  • Para evitar la posibilidad de automedicarse, no conserve las medicinas sobrantes de los tratamientos prescritos por el médico.
  • No tire los medicamentos desechados a la basura. Llévelos a la farmacia o a una planta de reciclaje.

Recuerden que el criterio del sentido común es el que debe privar, tampoco podemos impedir que los chicos de cierta edad sepan que esas sustancias pueden ser útiles aliados y en cambio, podemos enseñarlos a evitar que se vuelvan un peligro para ellos.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido….

Foto: Darren Hester