Qué es y para qué sirve una Angioplastia

La angioplastia es una intervención quirúrgica que se realiza para abrir una arteria que estaba obstruida, causando fallas cardiacas. En esta cirugía se inserta en la arteria un catéter de balón que se infla para así limpiar las partes que se encuentran obstruidas. Posiblemente, si tu o alguien de tu familia sufren de este mal, esta será la primera cirugía recomendada.

Esta cirugía es menos invasiva y requiere de un menor tiempo de recuperación que aquellas que se hacen con un bypass, que también tienen el objetivo de aumentar el flujo de sangre al corazón, pero que son cirugías de corazón abierto, lo cual acarrea mucho más tiempo de recuperación y en general muchos más riesgos que la angioplastia, por lo que muchos expertos la prefieren.

La angioplastia se hace insertando un tubo suave y delgado que se llama catéter dentro de un vaso sanguíneo normalmente en la parte de la ingle o justo arriba del codo, en el brazo. Después de la inserción el doctor suavemente va deslizando este tubo hasta que llegue a la parte que se encuentra obstruida en la arteria coronaria que está evitando que llegue un buen flujo de sangre a tu corazón.

En algunas ocasiones, también en este procedimiento el doctor pone un pequeño tubo dentro de la arteria para mantenerla abierta y así mejorar la llegada de sangre al corazón, igualmente para sellar cualquier desgarramiento que pueda existir en este lugar, prevenir que las paredes de la arteria colapsen o se cierren nuevamente y para evitar que pequeñas piezas de la placa se suelte, causando ataques cardiacos.