Cómo funciona nuestro reloj biológico


Nuestro reloj biológico o ciclo de veinticuatro horas, puede ser afectado por la luz o la oscuridad, lo que puede hacer que el cuerpo piense que es hora de dormir o de despertarse. Este reloj de veinticuatro horas contra funciones como el dormir y despertarse, la temperatura corporal, el balance de los fluidos corporales y otras funciones como cuando se tiene hambre.

Los problemas de sueño relacionados con el reloj corporal han sido ligados a una hormona llamada melatonina. Así la luz y la oscuridad afectan la forma como el cuerpo produce esta hormona. La mayoría de la melatonina se fabrica durante la noche, así que es la luz del día la que le indica a nuestro cuerpo que a esa hora la debe producir en menor cantidad.

Así que si trabajas durante la noche con luz artificial, esa iluminación puede estarle diciendo a tu cuerpo que fabrique menos de melatonina y tu organismo tendrá menos de esta hormona. Lo mismo ocurre durante viajes largos en donde ocurre un cambio horario significativo y por eso es que el cuerpo siente una descompensación.

Algunas personas, como aquellas que no se pueden quedar dormidas hasta muy tarde en la noche y aquellas que van a la cama muy temprano, tienen ritmos circadianos, o ciclos en intervalos regulares de tiempo, que son diferentes a los de la mayoría de personas. Otras personas con problemas de sueño pueden tener ritmos circadianos regulares, pero tienen que ajustarlos a las nuevas situaciones, como el cambio de horario o a un nuevo turno en el trabajo.

Foto: cantwork.