Consejos para tratar un esguince

Muchas veces no tenemos en cuenta que un esguince es una torcedura o estiramiento de algún ligamento, y cuando están mal tratados o mal curados pueden llegar a producir dolencias crónicas.

Os dejamos un par de recomendaciones que pueden calmar el malestar de un esguince y tratarlo correctamente, ya sea por un traspié, o un paso en falso.

Frente a un esguince lo primero es colocar agua fría, y si cabe la posibilidad de tener a mano hielo mucho mejor, colocar unos cuantos cubitos de hielo dentro del agua donde introduciremos el pie un buen rato, ya que el frío es desinflamatorio y además calmará el dolor.

Por otro lado la arcilla es muy beneficiosa para tratar un esguince, pero para su reemplazo en caso de no contar con ella en casa, podemos utilizar patatas. Para utilizarlas primero deberá asarlas, y paso siguiente machacarlas en un mortero, luego con esa preparación realizaremos una cataplasma, colocando sobre una gasa estéril el preparado de patatas, tras aplicarla debemos vendar la zona esguinzada, y pronto veremos una óptima recuperación.

De todos modos como cualquier otra patología siempre es necesario consultar con el especialista de confianza, para descartar lesiones, mucho más severas y que requieran de cuidados específicos.