Uso medicinal de la manzanilla

La manzanilla es una maravillosa hierba que nos ofrece la naturaleza, con excelentes propiedades antiinflamatorias, calmantes, fungicida tranquilizante y diurética.

La manzanilla para mejorar la piel, el pelo y como digestivo

Gracias a su condición protectora y reparadora de las membranas gástricas la manzanilla es muy recomendable en casos de que cualquier órgano del aparato digestivo se encuentre funcionando mal, de esta manera se consigue favorecer aquellas digestiones que resultan difíciles, y suele ser de mucha ayuda para expulsar gases, en casos de espasmos intestinales, úlceras gástricas, gastritis, diverticulitis, o cólicos. Se la puede consumir en infusión recordando que en período de reposo debe hacérselo con la taza tapada para que no se evaporen sus propiedades.

Así mismo es muy buena colaboradora para reducir problemas estomacales provocados por intoxicación de alimentos.

Su riqueza en mucílagos la convierte en una excelente reparadora de la piel, sobre todo frente a granitos, cortes, heridas, o dermatitis para ello se debe aplicar compresas embebidas en infusión de manzanilla sobre las partes afectadas. En casos de piel seca se puede beber a diario una taza de infusión de manzanilla o lavarse las manos y el rostro con infusión de la misma para mejorar el aspecto de la piel y conservarla fresca y jovial.

Además la manzanilla posee propiedades fabulosas para el cuidado del cabello. Enjuagarlo con agua de manzanilla lo dejará suave y brillante, como así también cicatrizará y evitará descamaciones del cuero cabelludo.

Foto: Gracias a blumenbiene