Cómo enseñar al pequeño a bañarse solo

Cuando los niños van creciendo deben ir aprendiendo a ser más independientes y a realizar algunas actividades por sí mismos. Una vez que ya han dejado de usar pañales y consiguen comer solitos debe comenzar a vestirse y bañarse con poca ayuda y con el tiempo deben hacerlo solo ellos.

Un niño debe empezar a jabonarse solo, a partir de los tres años y al llegar a los 6, ya debe saber bañarse solo pero siempre supervisado por mamá o papá. En un inicio se jabonara las partes de su cuerpo que estén a su alcance como sus brazos y piernas.

Es bueno enseñarle que, mentalmente cree un esquema de su cuerpo empezando por las piernas, los brazos, después la barriguita y finalmente el cabello. Incluso se puede hacer una rima o una canción para que le ayude a recordarlo siempre que se bañe.

Es importante que una vez que esté dentro de la tina o de la ducha se tenga todo lo necesario cerca, el shampoo, el jabón, la esponja y las toallas. La hora del baño debe ser una rutina y siempre a la misma hora, cada parte del cuerpo debe jabonarse en el mismo orden para que no olvide ninguna.

Hay que recordar que en esos momentos la paciencia debe ser nuestra mejor amiga e ir avanzando al ritmo de él, es más que seguro que demore mucho más que un adulto en hacerlo pero hay que dejar que se tome su tiempo y termine el solo.

Mientras más años tiene, se le debe ir minorando los juguetes que le hacían compañía durante esta hora hasta que finalmente lo haga sin ninguno, ya que debe saber que la hora del baño es para bañarse y no para jugar. Siempre hay que halagarlo cuando termine y hacerlo sentir que ha hecho un gran avance.

La hora del baño debe ser un momento de relajación y por nada del mundo debe convertirse en una terrible pesadilla. Es muy importante tener presente y procurar toda la seguridad necesaria para que los pequeños se puedan duchar solos, el servicio higiénico debe estar diseñado y adaptado para ellos.