Detalles decorativos para el salón invernal

Cuando se nos llegan los meses de invierno empezamos a cambiar nuestros guardarropas y a prepararnos para ponernos ropas que sean más apropiadas para esos días. Lo mismo podemos hacer con el espacio de nuestro salón o sala, y hasta con cualquier otro espacio, que aplicando ciertos detalles y consejos se puede convertir en un espacio muy cómodo y acogedor para la temporada.

Si tienes una chimenea puedes aprovechar su apariencia y esa conexión que siempre tiene en nuestra imaginación con el invierno. Puedes convertir todo ese espacio en una especie de tarjeta postal invernal con detalles decorativos y del mobiliario que tengan colores como el negro, el rojo y el naranja, que son los colores en los que te basarás para armar la paleta de tonalidades.

Hasta el suelo lo puedes cambiar para los meses más fríos del año, sólo debes tomar ventaja de las llamadas baldosas de alfombra que puedes conseguir en cualquier tienda especializada. Si quieres puedes comprar varias de un sólo color y armar un tapete cuadrado o rectangular enfrente del sofá o si lo prefieres compras de varios tonos y puedes hacer como una alfombra de líneas de diferentes colores.

Para darle un toque original a la decoración puedes hacer pequeños detalles como mandar a enmarcar un gorro y unos mitones invernales de tu niñez o de la de tus hijos y ponerla en una de las paredes del salón, o puedes comprar algunas de esas toallas para la cocina que tienen diseños de montañas y de nieve y coserlas juntas para ponerlas ya sea sobre un cojín o para decorar una de las mesas del lugar.