Usar el color para transmitir sensaciones

Como siempre decimos el color va de la mano con la iluminación, esto se hace totalmente indiscutible, y en este caso lo podemos apreciar claramente en la combinación que fue utilizada en el papel de revestimiento sobre las paredes.

Se puede apreciar una perfecta gama de azules, blancos que se contrarrestan con delicadas franjas de color marrón muy delicadas que consiguen un efecto luminoso sin restare personalidad al empapelado que se eligió para decorar las paredes.

Esto aplicado a cualquier comedor de diario o al living contiguo a una cocina nos permiten conseguir un verdadero lugar armonioso y cálido donde la alegría del colorido dice presente., invitando a tranquilos almuerzos, donde podemos lucirnos, con toque de sobriedad, en cualquier reunión o sobremesa.

Por otro lado se luce una perfecta sintonía, entre los decorados del hogar, y los muebles que particularmente se eligieron en un tono claro, sumando de esta manera una filtración de luz al máximo. Tengamos presente que en los pequeños ambientes nada mejor que utilizar colores claros, tanto en los muebles, como en las paredes para conseguir al máximo una sensación de amplitud que engañe al ojo.