Qué hacer antes de la mudanza

Consejos para la mudanza

Mudarse a una nueva casa o apartamento es una experiencia de la vida que muchas personas describen como «divertida». Pero todo sería aún más divertido si el lugar al que nos pasamos ya no necesita ninguna reparación o reformación.

Reforma el piso antes de mudarte

Seguro que existen detalles que te gustaría cambiar y quieres dejarlo para después, pero todo sería mucho mejor si te decides a hacerlo antes de poner en su lugar todo el mobiliario y las decoraciones.

Reforma el suelo. Reemplazar el suelo es un gran proyecto y si tienes el dinero y puedes tomar esa decisión antes de mudarte, te estarías haciendo un gran favor. Si lo aplazas, te estarás enfrentando a que tienes que mover todo el mobiliario fuera de las habitaciones para cambiarlo, lo que es terrible.

Y el problema no es sólo para ti, sino para los que lo instalan también porque tendrán que trabajar con todos lo muebles incomodando en la casa y además tendrás que ponerlos de vuelta cuando ya esté todo listo.

reformar_piso

Así que si puedes lo mejor es mandar a poner los suelos con antelación y cubrirlos con telas o plásticos para que en la mudanza no se dañen. Y tan pronto como se pongan los muebles, estarás en casa y sin preocupaciones.

Pinta las paredes. Otra cosa que puedes hacer antes de mudarte es pintar las paredes, porque es mucho más fácil pintar las habitaciones cuando están desocupadas.

Así no habrá necesidad de mover los muebles, quitar las cortinas, sacar todo de los guardarropas o quitar cada cuadro y espejo que esté colgado en las paredes. Deja bastantes días para pintar la casa antes de mudarte, en especial si haces tú todo el trabajo. Este tipo de trabajo siempre toma un poco más de tiempo del que nos imaginamos.

Limpiar toda la casa antes de mudarse. Seguramente el dueño dela casa o el antiguo inquilino lo habrá limpiado, pero si lo limpiamos nosotros con nuestros productos de limpieza a los que estamos acostumbrados, nos parecerá realmente limpia y nos sentiremos más a gusto.

Cambiar las cerraduras. Esto siempre y cuando nos lo permita el propietario si la casa es de alquiler. Nunca se sabe los amigos o enemigos que pudiera tener el antiguo inquilino. Con las cerraduras cambiadas, nos sentiremos más tranquilos.