Cómo plantar rosas en el jardín

Plantar rosas

Los jardines más hermosos son aquellos que tienen sus flores y plantas con un mantenimiento perfecto que hace que todo esté vivo y vibrante.  Pero otro punto muy atractivo de los jardines es la clase de plantas y de flores que tenemos en ellos y las rosas son algunas de las más atractivas no sólo por sus colores, sino por sus formas y el efecto que pueden llegar a lograr en el paisaje.

Consejos para cuidar y cultivar las rosas

El primer consejo para que las rosas en tu jardín siempre estén hermosas es asegurándote que escoges el mejor lugar para ellas. Esta clase de flores crecen mucho mejor cuando reciben mucho sol, idealmente por lo menos seis horas de sol directo cada día.

No existe ninguna clase de rosas que crezca de una forma adecuada estando en la sombra totalmente durante todo el día, pero existen algunas variedades que toleran el recibir menos horas de sol que otras.

Consulta en tu tienda de jardinería cuales son estas clase, pero debes tener en cuenta que si las plantas y no les llega mucho sol no van a florecer en gran cantidad y tendrán más posibilidades de sufrir de pestes y otras enfermedades.

Rosas en el jardín

La mejor época para sembrar tus rosas es tan pronto comienza la primavera, cuando aún el terreno está húmedo y el clima fresco. Las raíces pueden adaptarse mejor ya que las condiciones son perfectas para su desarrollo inicial. Cuando están plantadas en un terreno que tenga un drenaje perfecto y que tenga buen material orgánico.

Los rosales cultivados en macetas se pueden plantar durante todo el año, siempre y cuando no haya heladas.

Asegúrate de que tus plantas de rosa reciban suficiente agua, sobre todo en los primeros meses luego de haberlas sembrado. La rosa no necesita demasiada agua, pero tampoco le va bien cuando le hace falta. La clave está en la constancia, nunca inundar el terreno ni dejar que se seque como las dunas de un desierto.

Si notas que el terreno en el que las quieres plantar tiene mucha arcilla o mucha arena, es de mucha ayuda que le añadas material orgánico, como abono vegetal, antes de plantarlas. Asegúrate de que mezclas ese abono muy bien con el resto de la tierra, para que así disminuyas los efectos negativos que podría causar sobre las rosas que van a empezar a crecer.

Mantén limpio el terreno y elimina hierbas malas y enredaderas cerca de tus rosas. La planta de rosas para desarrollarse y florecer necesita todos los nutrientes que la tierra pueda ofrecer.

Plantas que nazcan con demasiada cercanía a tus rosas pueden quitarle alimento y espacio de raíz a tus rosas, por ende, una planta de rosas más débil y con menos flores. Puedes cubrir el terreno al rededor de tus rosas con pajote (Viruta o “Mulch”), esto puede ayudar a evitar el crecimiento de hierbas indeseables.