Reproducir plantas por esquejes

Cómo reproducir las plantas

Cuando tenemos varias especies de plantas que nos agradan en el jardín, muchas veces, necesitan ser podadas, y gracias a su correcto crecimiento multiplicarlas no es una tarea que resulte muy difícil. Para ello los esquejes de hoja son ideales, y muy prácticos. Te enseñamos como utilizarlos.

El esquejado o estaquillado es un método de multiplicación vegetal que consiste en tomar una porción de la planta, por ejemplo, un trozo de tallo, y conseguir que emita raíces para formar un nuevo individuo.

Se le llama esqueje, estaca o estaquilla al trozo de tallo, de hoja o de raíz que se pone a enraizar.

Cómo reproducir plantas por esqueje de hojas

Selecciona las hojas sanas de la planta y luego córtalas, cerca de la base del tallo principal. Debes cortar el tallo, lo más cercano posible a la hoja. Es preferible cortar en estrechamientos o  ramificaciónes, pero en realidad, se puede cortar por cualquier sitio.

Luego realiza cortes transversales, con una navaja, tijera o cutter en la vena principal y en las secundarias de la planta por el reverso de sus hojas, poniendo atención en realizar los cortes a una distancia entre 2 centímetros uno del otro.

Luego, se deja que el corte seque y cicatrice en lugares aireados, fresco pero iluminado, esta es la parte mas importante del proceso. Si la planta no cicatriza, y la plantamos antes de que ello ocurra, lo probable es que se produzca la muerte rápida de la planta.

Paso siguiente debes colocar las hojas bien extendidas sobre una bandeja semillera, generalmente suelen ser rectangulares, bajas, y cubiertas de plástico o vidrio, la misma debe tener tierra de enraizamiento.

Dónde plantar los esquejes de hojas

Para que la hoja no se levante y tenga contacto con todo el compost, puedes utilizar piedras pequeñas a modo de pesas, luego coloca la tapa y mantenla en un lugar cálido donde el recipiente no reciba los rayos del sol de forma directa.

Una vez que han crecido las plantas nuevas, debes quitar la tapa para que las mismas se aclimaten al menos dos o tres días, y tras éste proceso, ya se encuentran listas para que las puedas colocar en alguna maceta o directamente sobre la tierra.