Elegir en pareja la decoración del hogar

Elegir en pareja la decoración del hogar

Así como en las películas en donde una pareja se va a vivir junta y él lleva su mesa de café con ruedas, que ella odia por cierto, alguna pieza siempre acaba en la basura o lanzada por la ventana. Esto nos parece tan divertido porque nos ha pasado o lo hemos visto en nuestras familias y amigos, porque los gustos decorativos entre los hombres y las mujeres son muy diferentes.

Cómo sobrevivir al choque de gustos decorativos

Eso es lo que los expertos en decoración llaman el factor Marte Vs. Venus en donde él piensa en una decoración que sea cómoda, sólida y funcional, mientras que ella piensa en algo más floral, pastel y hermoso. Así sea que una pareja que está fusionando sus hogares o hasta ahora comenzando en una nueva casa, estas visiones diferentes pueden enfrentarse en desacuerdos grandes y pequeños sobre la decoración de la casa.

Mientras existen numerosas excepciones al cualquier regla, los hombres usualmente prefieren los muebles que parezcan fuertes, un espacio cómodo para relajarse, accesorios simples y una habitación sin tantas cosas. A ella le preocupa que eso signifique sillas reclinables horribles en el salón.

Ella por su lado, cuando ve diseños florales y líneas curvas piensa en algo elegante y hermoso. Él lo ve como algo que es demasiado colorido y poco atractivo. En general, son ellas las que más se involucran», explica Constanza Ferrari, diseñadora de interiores.

En un sondeo realizado por LA GACETA.com, buena parte de los consultados (32%) afirmó que asume las tareas solo, mientras que la mayoría (40%) revela que es un trabajo que realiza en pareja. El 23% sostiene que en las elecciones participan todos los miembros de la familia, y un bajo porcentaje contrata a un especialista.

La clave para decorar una casa entre un hombre y una mujer está en llegar a acuerdos, como todo en las relaciones, sentándose a hablar sobre lo que gusta y lo que no gusta y seguramente encontrarán puntos en común que deben ir escribiendo para que no se olviden. Así se podrá decorar de forma armoniosa.

Otro punto clave es respetar los gustos del otro. Sin embargo, esto se puede poner difícil cuando alguno de los dos desea algo muy estrambótico. Lo que se debe asumir, según los especialistas, es que esta primera casa en pareja ya no va a ser sólo de uno de ellos y que la otra persona también tiene que sentirse bien bajo ese nuevo techo.

Lo recomendable es que en los lugares comunes se utilice una decoración más neutra. Y en otros ambientes, como por ejemplo en un taller o escritorio, que cada uno le agregue su toque particular. Pero siempre respetando la opinión del otro.