Cómo tapizar una silla

Cómo tapizar una silla

En casa siempre hay un par de sillas viejas que han quedado en desuso porque se ha roto el tapizado, en estos casos, podemos recurrir a nuestro ingenio, y siguiendo unos pocos pasos, podemos reciclarlas y restaurarlas para lucirlas en algún rincón de la vivienda.

El desgaste producido por el roce con la ropa al cabo del tiempo acaba por apagar los colores de nuestros tapizados. Además, el gesto reiterado de sentarse ocasiona un endurecimiento del acolchado que hace incómodos los asientos.

Restauración del tapizado de una silla

Cambiar el tapiz o la tela con la que está tapizada una silla, es un trabajo sencillo que puedes hacer tú mismo. No te llevará mucho tiempo y ahorrarás una buena cantidad de dinero. Además, te servirá para aprender a tapizar otros elementos más grandes, como los cabeceros de cama. Os contamos como.

Los materiales que necesitaremos son los siguientes:

  • Sillas para reciclar.
  • Tela de algodón o a elección de tapicería.
  • Barniz tinte.
  • Lija al agua.
  • Una grapadora.
  • Adhesivo para tela.
  • Relleno de tapicería.
  • Pasamanería a elección.

Tapizar una silla paso a paso

  1. El primer paso que debemos poner en práctica es lijar la madera, siempre en sentido de la veta y luego retirar el polvillo con un paño húmedo.
  2. Una vez realizado éste paso procedemos a darle dos manos de barniz, dejando secar entre mano y mano.
  3. Luego debemos retirar cuidadosamente el viejo tapizado y abrir un hueco en el entretapizado para introducir el nuevo relleno y volver a grapar para darle la forma correcta a la parte del asiento.
  4. Tomamos el molde del tapizado y los trasladamos a la tela, dejando 4 centímetros de márgen  tanto para el asiento como para el respaldo y recortamos.
  5. Luego adherimos la tela a la silla haciendo un dobladillo prolijo con el márgen de tela que dejamos.
  6. Cuidadosamente y una vez que hemos adherido el nuevo tapizado procedemos con la pasamanería a aplicar sobre todo el borde de la tela, para tapar las grapas.

Prueba primero con una silla, y si ves que te queda bonita, puedes continuar con el resto.