Cómo proteger los muebles de madera

Cómo proteger los muebles de madera de hongos y humedad

Los agentes biológicos como los hongos aparecen comúnmente sobre la madera en forma de pequeñas manchas y van provocando la descomposición de sus fibras por lo que la misma se ablanda, pierde su consistencia y se va deteriorando.

Generalmente, existen dos tipos de agentes de degradación de la madera:

– Los agentes abióticos. La humedad, la luz del sol, los cambios bruscos de temperatura y el fuego.

– Los agentes bióticos. Los insectos xilófagos, los hongos xilófagos, los xilófagos marinos y las bacterias.

Proteger la madera contra los agentes bióticos

Para proteger los muebles de madera que tenemos en nuestro hogar es conveniente colocar los muebles, siempre en un lugar donde haya una correcta ventilación, y no haya exceso de humedad porque cuando la misma supera el 20% es ahí cuando suelen aparecer los hongos.

Otro enemigo de nuestros muebles son los xilófagos, que son unos pequeños y diminutos insectos que van comiéndose la madera ya que ésta es su alimento, para deshacernos de ellos y evitarlos lo mejor es que el mueble esté colocado en un ambiente seco y evitar que se formen grietas en el mismo ya que es allí donde se suelen alojar y depositan sus larvas.

Proteger la madera contra los agentes bióticos

Por otro lado los factores ambientales, los cambios de humedad provocan dilatación y a veces descomposición de la madera y las sales típicas de un ambiente corroen la madera, así como también los rayos solares, por eso debemos colocar nuestros muebles en el sitio indicado lejos de los mismos y así conservar mejor y por mucho más tiempo la madera con la que están realizados.

Cómo proteger los muebles de madera de hongos e insectos

Productos protectores de la madera

Existen diferentes productos eficaces para la protección de la madera, de acuerdo a los posibles elementos que la dañen. Habitualmente, estos productos se aplican en dosis, por lo que haciéndolo con cierta frecuencia, se puede asegurar su cuidado.

Los productos hidrófugos, actúan en contra de la humedad. Los insecticidas, sobre todo tipo de insectos, generalmente las carcomas son las habituales en diferentes épocas del año. Por otro lado, los fungicidas defienden la madera de los hongos, mientras que los productos pigmentados, aseguran una protección del mueble frente a los rayos del sol.

A su vez, existen otros tipos de productos buenos para la madera. Al momento de adquirirlos, debemos estar seguros de que contengan los siguientes atributos: responder a todo tipo de madera; cuidar el medio ambiente, adaptarse a barnices y todo tipo de pintura o cera; protección frente a hongos e insectos; ser inodoros, y por último, perdurar en largo plazo su carácter protector.