Cambiar la decoración de un espacio

Cambiar la decoración

Si tienes toda la casa sólo para ti, posiblemente no necesitarás justificarle a nadie tus ideas para redecorarla. Pero si compartes la casa con alguien más, puedes necesitar una buena razón para intentar cambiar un espacio que está bien como está. Aquí te traigo algunos motivos comunes para intentar un cambio de decoración en tu hogar.

Consejos para renovar tu hogar con un cambio en la decoración

1. Sólo porque quieres: No se puede pensar en una mejor razón para redecorar una habitación o un espacio. Tener una apariencia fresca en tu casa puede levantar los ánimos y puede ayudarte a que te sientas bien y con aires frescos.

No todo el mundo puede hacerlo sólo porque si, pero si pueden hacer pequeñas cosas una a una. Antes de que te des cuenta, tendrás un nuevo espacio y sin dar ninguna explicación.

2. Te estás preparando para mudarte a otra casa: Muchas personas detienen la decoración de sus casas hasta cuando llega la hora de vender. Entonces se dan cuenta de que tienen que hacer algo acerca de esa pintura desgastada y de la alfombra antes de venderla. Mientras que un cambio total no tiene por qué ser necesario, la hora de la mudanza es una excelente oportunidad para mejorar una casa que ha sido descuidada.

3. Ya no aguantas la habitación que tenías en la infancia y necesitas ayudarla a crecer: Una gran cantidad de personas jóvenes deben quedarse en casa de sus padres, en especial debido a los problemas económicos. Pero eso no significa que sólo porque no puedes tener tu propio lugar, no puedes hacer que el espacio que tienes refleje el nuevo adulto en ti.

Deshazte de los trofeos que ganaste en los deportes de tu escuela, tu vestido de porrista, la colección de muñecas Barbie o de modelos de automóviles. Debes intentar decorar este espacio para que muestre la persona madura que eres. Eso te puede ayudar a cambiar de la niñez a la adultez sin necesidad de irte de la casa.

4. Tus hijos han dejado la casa: Algunas veces eso es llamado el «Síndrome del nido vacío». Tus hijos se han mudado por lo que ya no necesitas muebles indestructibles o pisos de alto impacto. Así que si siempre habías querido una alfombra blanca o un jacuzzi en tu habitación o simplemente convertir una habitación en un clóset, ahora puedes hacerlo.