Mantenimiento para las plantas del hogar

Cómo cuidar las plantas del jardín

Las plantas le dan a nuestro hogar una energía diferente y un ambiente más saludable. Además de eso nos brindan colores, fragancias y elementos decorativos que nos gustan tanto y que encontramos en los jardines. Pero claro, las plantas necesitan cuidado y un mantenimiento, para eso te traigo algunos consejos.

Si vas a tener un planta de Interior existen una serie de factores que tienes que tener en cuenta. Los más importantes son la humedad del suelo, y ambiental, la iluminación los fertilizantes, la maceta y las plagas.

Consejos para el cuidado de las plantas

1. La tierra

Procura no utilizar tierra que encuentres en los parques o en el jardín, porque en ocasiones puede tener hongos que causan enfermedades a las plantas, semillas de mala hierba e insectos que podrían arruinar su buena vida. Es muy fácil comprar tierra especial en el supermercado o en la tienda de jardinería que tiene varios componentes que son beneficiosos para las plantas. Además si quieres que el mantenimiento de tu planta sea menor puedes comprar tierra que libere fertilizantes cada determinado tiempo y polímeros de cristal que retengan la humedad.

2. La maceta

Debes mirar que la maceta en la que vayas a poner tus plantas tenga uno o más hoyos en su parte baja para permitir que el agua circule libremente. Porque un drenaje insuficiente puede causar que las raíces se ahoguen y eso haga que tu planta muera de forma prematura. Entre los mejores materiales están la fibra de vidrio, el plástico y la resina, porque no absorben agua y le dejan más a la planta.

3. Elige plantas adecuadas

Escoge plantas que se adapten a los espacios donde las quieras poner y considerar las condiciones que necesitan. Por ejemplo, no puedes intentar poner una planta con una flor de rosa en un espacio donde sólo reciba una hora de sol al día, porque esta clase de planta requiere seis horas de sol. Así que lo mejor es que investigues y preguntes a los expertos cuales plantas son las mejores para el sol y para la sombra.

4. Riego

El exceso y el defecto de riego pueden ir en contra del buen crecimiento y mantenimiento de la planta. Lo mejor para saber si una planta necesita riego es comprobar la humedad del suelo a pocos centímetros de profundidad. Una planta de interior suele necesitar ser regada una vez por semana, pero hay que saber el detalle de cada una. Para regar, lo mejor es rociar agua uniformemente sobre la superficie de la tierra de la maceta hasta que empiece a drenar por el fondo de la misma Esto asegura una completa saturación.

5. Temperatura

La mayoría de las plantas de interior son plantas tropicales que se adaptan a climas entre los los 15º a los 25°C, similar al que existe en la mayor parte de las casas. En otro tipo de plantas se necesita más atención a la temperatura dependiendo de los requisitos.

6. Fertilizantes

En las macetas, los nutrientes de la tierra se agotan al cabo del tiempo por lo que necesitan fertilizantes para suministrar nutrientes de forma artificial. No obstante, añadir fertilizantes innecesariamente puede ser perjudicial para la planta Sólo hay que considerar los siguientes síntomas de crecimiento lento para fertilizar:

  • Amarilleamiento de las hojas.
  • Caída de hojas nuevas cuando las otras condiciones son óptimas.

7. Iluminación

La duración de la exposición a la luz es tan importante como la intensidad. Lo ideal para las plantas suele ser de entre 8 a 16 horas de exposición. Las fuentes de luz artificial pueden ser una alternativa a la iluminación natural.

La luz fluorescente blanca es de excelente calidad, mientras que las bombillas incandescentes estándar estimulan muy poco el crecimiento y achicharran a las plantas con el calor que desprenden. Por ello Los fluorescentes “azules” o “fríos” suelen ser mejores. La luz fria es mejor para plantas de follaje verde. Los focos más calidos se recomiendan en follajes “rojos” o con flores