Cómo cuidar un bonsai

Cómo cuidar un bonsai

Cultivar un árbol de bonsai, es todo un arte, y en la decoración, sobre todo para lucir en algún rincón interior de la casa son verdaderas piezas que lucen y dan un toque de color y alegría.

Cuidar un bonsái no es tan duro como comúnmente se piensa. Sin embargo, teniendo en cuenta que los bonsáis se plantan en macetas pequeñas debe seguirse unas directrices básicas sobre cuando regar, fertilizar y trasplantar sus árboles.

Aunque los árboles bonsái son un poco más delicados en comparación con la mayoría de las planta de interior, unas reglas básicas deberían permitir cuidar correctamente de su árbol a cualquiera. Los aspectos más importantes son el riego, el abonado y la elección adecuada del sitio donde colocarlo.

Consejos para el cultivo y el cuidado de los bonsais

Luz y temperatura:

Decidir el lugar adecuado para poner su árbol es fundamental para su bienestar. Primero tenga en cuenta que no existen “árboles de interior” simplemente se trata de especies tropicales que pueden vivir aun siendo colocados en el ambiente cálido del interior de una casa.

Cómo cuidar un bonsai

La mayor parte de árboles deben ser colocados al aire libre (aunque dependiendo de las especies de árboles) ya que generalmente requieren temperaturas mucho más bajas. La mayor parte de las especies de árboles prefieren un ambiente de elevada claridad, normalmente con algo de luz solar directa.

Riego:

En lugar de simplemente regar su árbol cada día, en cambio se debe supervisar cuidadosamente y regarlo una vez que el suelo se encuentre ligeramente (pero nunca completamente) seco; debe estar siempre con  humedad.

Para su riego lo mejor es sumergir la maceta en la que se encuentra en agua y luego dejarla escurrir bien, para evitar que se pudran sus raíces y el bonsai se deteriore.

Abono:

Los fertilizantes que requieren las plantas de bonsai son especiales y específicos para las mismas ya que poseen bajos niveles de nitrógeno potasio y fósforo. Además de tener microelementos extras, y debe añadirse a su suelo cada dos semanas desde la primavera hasta llegado el otoño.

Si notara que sus bonsais sueltan brotes muy débiles, esto puede deberse a que reciben muy poca luz, en este caso las hojas y el espacio se hacen demasiado grandes y su planta perderá la forma compacta. Para conseguir redimensionar, debe podarlo dejando en cada rama que tenga más de seis hojas, dos o tres.

Poda:

La poda es necesaria para mantener la forma de la copa y la mejor aireación e iluminación de las ramas y hojas. Cuando los brotes nuevos tengan 5 ó 6 hojas redúzcalos a 2 ó 3. Los brotes nuevos deben pinzarse continuamente para que ramifiquen bien y su follaje no se deforme.

Algunos bonsai cambian el color de sus hojas y se tiñen de negro y luego se caen, esto se debe casi siempre a un exceso en la cantidad de riego, por eso recuerde que al ser tan sensibles, solamente debe regarlos cuando vea que la tierra de su base está seca.