Estufa rusa, sistema de calefacción por excelencia

Estufa rusa o de leña de alto rendimiento

Las estufas rusas, suelen ser las más adecuadas para colocar en una casa de campo, o en la montaña, dado que nos permiten una versatilidad de diseño, pudiendo así combinarlas con el resto de la decoración de la casa. Y además, es uno de los sistemas más eficaces, al momento de mantener acondicionado un ambiente con la calidez de una hermosa chimenea.

Beneficios de las estufas rusas

La estufa a leña de alto rendimiento – comúnmente llamada «Estufa Rusa» se construye con ladrillos refractarios, que es un material que conserva y libera mayor cantidad de calor, posee una alta temperatura de combustión, dado que su cámara de aire es cerrada, aumenta la temperatura, quemando cualquier residuo peligroso, entre ellos monóxido de carbono y consume mejor que los otros sistemas toda la leña.

Distintos ensayos que se han llevado a cabo en varios institutos de investigación del extranjero, arrojan rendimientos entre el 84% y el 93%. Muy superiores a cualquiera de las otras estufas mencionadas.

El calor que suele conservar en su interior, hace que se mantenga mucho más tiempo antes de salir por la chimenea, por lo general suelen pesar mas de 400 kilogramos, hasta 1500, esto hace que semejante masa absorba grandes cantidades de calor, que al no estar expuesto directamente a corrientes de aire, es liberado progresivamente, y se mantiene mucho más tiempo en el ambiente que se desea calentar.

Además de su uso para la calefacción doméstica, en invierno la gente puede dormir en la parte superior de la estufa para abrigarse. La estufa, además se utiliza para cocinar, por ejemplo, para hornear tortas o pasteles. Además de proveer la calefacción y cocina, la estufa rusa puede utilizarse para calentar agua para el lavado personal o el agua que se utiliza para lavar los utensilios de cocina.

Funcionamiento de las estufas rusas

La eficiencia global en el funcionamiento de las estufas de alto rendimiento, se basa en que:

  • Están construidas de un material (ladrillo refractario) que tiene una gran capacidad de absorber calor, acumularlo y luego entregarlo lentamente.
  • La temperatura de combustión es muy alta y el recorrido de los gases dentro de la estufa es muy largo antes de salir por la chimenea, lo que permite que se efectúe una combustión muy completa.
  • Por la misma razón, deja casi todo el calor dentro de la casa, antes de salir por la chimenea.

Resulta ideal para zonas donde no se cuenta con gas de red, la provisión de gas se hace difícil y costosa o bien, no se desea utilizar gas.