Cómo iluminar el salón comedor

Cómo iluminar el salón comedor

Al momento de elegir la iluminación del salón comedor, no siempre contamos con el asesoramiento correcto y nos encontramos con un espacio que verdaderamente no sabemos como iluminar.

He querido unir estos dos espacios, el salón y el comedor, para aconsejar sobre la iluminación porque en la mayoría de las viviendas actuales compartimos una sola habitación para los dos.

El salón comedor suele ser uno de los mayores espacios del hogar, lo que supone que el uso de mayores elementos de iluminación artificial.

A continuación les daré algunos consejos sobre la iluminación del salón comedor:

Consejos de iluminación del salón comedor

En este caso  es aconsejable optar por luz indirecta en todo el salón, excepto en algunos puntos o zonas que verdaderamente quieras destacar.

Aprovecha el punto de luz del comedor para colocar una lámpara de techo a unos 60-80 centímetros de la mesa,  el otro lo debes colocar para poner algunos plafones con focos orientables, y así olvidar los halógenos empotrados que requieren de una instalación y resultan muchas veces molestos para la vista en la sala de estar.

Cómo iluminar el salón comedor

Podemos incluir a su vez algunas lámparas en rincones para dispersar la luz cuando ya no sea necesario sentarse a la mesa.

Lo más aconsejable, es que utilices lámparas de pantalla sobre las mesas auxiliares y añadas en algún rincón otra lámpara de pie, dirigible que proyecte luz hacia el techo y tenga  un regulador de intensidad, ya que esta sirve para obtener iluminación ambiental, y al momento de ver tv puedes regularla y colocar una luz un poco más tenue. Puedes añadir una lámpara de luz directa para el sitio que has dejado para la lectura.

Cómo iluminar el salón comedor

Esta es la opción perfecta cuando no queremos o no podemos recargar el techo de puntos de luz, y sin embargo no es suficiente una sola lámpara para todo el salón por sus dimensiones.

Los apliques en la pared permiten atenuar el contraste entre el centro y las esquinas de la habitación, que a veces pueden estar demasiado oscuras.

En el caso de que tengas una televisión o un ordenador, deberás intentar que la luz natural no refleje directamente en ella, para ello, tendrás que colocar unas cortinas o jugar con la distribución de los muebles.

Finalmente, otro de los elementos imprescindibles de la iluminación es el uso de los colores en las paredes. Los tonos que más juego permiten son los neutros. Si bien resaltar una pared con un tono más atrevido puede dar un interesante efecto decorativo, como recomendación general los colores claros y luminosos son los que inciden más positivamente en nuestro estado de ánimo y los que nos facilitan la creación de ambientes cálidos y acogedores.