Consejos para cuidar plantas reproducidas de bulbos

Por lo general casi todas las plantas que crecen de bulbos necesitan un mínimo de cuidados parecidos, entre ellas encontramos las dalias, los tulipanes, los jacintos, o los narcisos, lo que nos da la pauta que podemos aplicarlas sobre el mismo suelo, en la misma maceta, para facilitarnos el cultivo.

Para las plantas que nacen de bulbos, el enemigo más molesto es el viento, por eso es mejor colocarlas en una zona que se encuentre al resguardo del mismo, o en zonas más bien protegidas, o en galerías interiores. Si bien son todos ejemplares que soportan a la perfección las bajas temperaturas, si sus tallos son pequeños y no poseen abundante follaje es mejor colocarles algo de sustrato para proteger sus raíces. Si no cuenta con sustrato, se le puede colocar un colchón de paja seca.

Estos ejemplares deben colocarse en sitios semisoleados y bien luminosos, y necesita un riego permanente cada dos o tres días, evitando mojar sus hojas, ni sus flores para que no se deterioren, y para conseguir mejores resultados en su cultivo, puede agregar abono líquido cada 15 días hasta que la planta haya tomado fuerza. Como en todos los ejemplares con flores, deberá retirar aquellas que están marchitas y corte el tallo completo del ejemplar cuando el mismo se haya secado por completo, para poder guardar el bulbo y disfrutarlo en la temporada siguiente.