¿Por qué sigo teniendo barriga luego de dar a luz?

Esta es una pregunta que muchas luego de tener a nuestro bebé nos preguntamos, ya que el abdomen continúa abultado, y nuestro pequeño ya no ésta dentro nuestro.

Lo que debemos recordar es que el útero unos días antes que nazca nuestro bebé, alcanza un tamaño parecido al de una pelota y llega hasta la altura de nuestras costillas, por lo tanto deberá reducir su tamaño, pero no lo hace de un momento a otro.

El útero comienza a reducir su tamaño lentamente, y es allí cuando aparecen los dolores llamados entuertos, que son una especie de espasmos, a veces un poco dolorosos. Una vez que ha pasado aproximadamente una hora, el útero reduce su tamaño hasta nuestro ombligo y pesa aproximadamente un kilogramo y con el correr del tiempo irá retomando su forma normal, hasta volver a pesar unos 50 gramos.

Regresa a su tamaño y peso habitual, luego de 6 semanas que ha nacido el bebé, pero sigue siendo normal que el vientre se siga viendo algo abultado. Transcurrido unos tres meses en su mayoría todas las mujeres recuperan el peso que tenían antes de quedar embarazadas de forma natural, y éste proceso se acelera bastante cuando se le da el pecho al pequeño, ya que la lactancia estimula la producción de oxitocina, que actúa reduciendo el tamaño del útero.