Limpieza de los genitales de tu bebé

El baño y la limpieza en los recién nacidos es algo muy importante que debes incluir en la rutina lo más pronto que puedas. Una parte que es importante saber cómo limpias son los genitales de tu bebé, ya sea niño o niña, porque allí también es importante tener una buena limpieza así sean recién nacidos. Un dato importante en un niño que no tenga la circuncisión es que no intentes retraerle el prepucio.

Esto es mejor que no lo hagas porque puedes terminar lastimándolo porque esto no es posible por varios meses e incluso años, porque toma algún tiempo que el prepucio se separe del resto el pene. En vez de estar intentando frecuentemente retraer esta parte del pene de tu bebé, lo mejor es que le preguntes a tu doctor cuando es el momento, porque cuando esto ocurra necesitarás hacerlo para limpiar allí. Sólo debes quitar suave y rápidamente la sustancia blanca que aparece en esta parte de su pene.

Cuando lo que tienes es una niña debes tener en cuenta que toda su área vaginal necesita ser limpiada con un paño húmedo limpio tanto cuando la cambias de pañal, como cuando le das un baño. Asegúrate de limpiar suavemente toda esta parte de adelante hacia atrás, para que así evites llevar bacterias propias del ano hasta la vagina, lo que podría causar molestas infecciones que deben ser tratadas.

Así tengas un niño o una niña, te darás cuenta que los genitales de tu recién nacido son rojos e inflamados. Si tienes una niña, puedes notar que tiene un flujo claro, blanco o hasta algunas veces manchado de un poco de sangre. Debes saber que todo esto es normal en las primeras semanas, como resultado a la exposición a las hormonas durante el embarazo y el nacimiento. Pero si después de unas seis semanas, estos síntomas no han desaparecido, recuerda decirle a su pediatra en su próxima revisión.

Foto: Gracias a  NCBrian