¿Por qué la camiseta blanca es un básico?

Las camisetas blancas, con sus variantes más comunes, se encuentran entre ese conjunto de prendas que tanto las firmas como tu closet han de tener casi obligatoriamente.

Y eso se debe, ni más ni menos, a que cumplen con las características básicas que buscas en una prenda estándar. Es decir, si son sencillas, ello no representa un inconveniente  para ti, ya que generalmente su función no es la de servir de prendas principal o protagónica.

Sin embargo, esta cualidad de sencillez hace que regularmente sean prendas cómodas. El caso de las camisetas blancas  es un ejemplo. Si están hechas de algodón de algún textil en cuya combinación predomine el algodón, dan más comodidad al movimiento y al tacto de la piel, además favorecer una transpiración menos bochornosa.

Sabemos que dichas ventajas no solo se desean en atuendos de tendencias específicas, de ahí que sean de prendas básicas.

La camiseta blanca, además, tiene un corto propicio para lucir encima otras prendas principales de estilos muy diversos, desde la clásica de denim, hasta los chalecos crop de ornamentos coloniales.

Siempre se tiene una camiseta blanca a la mano, y sobre su corte y forma habituales, marcas y diseñadores se aventuran a crear diversos estampados y figuras.

Foto: polyvore