¿Qué es la costra láctea en un bebé?

En los primeros meses, es muy natural que se presenten diversas erupciones en la piel de vuestro bebé, las costras lácteas, que son una especie de escamas de color gris, pueden aparecer en las cejas, la cabeza, detrás de las orejas y donde haya pliegues en el cuerpo del recién nacido.

Las mismas no suelen causar molestias, a veces solamente una leve picazón, aunque muchas veces las escamas son muchas y el bebé pareciera que lleva un gorrito extraño sobre su cabeza, en algunos sitios le llaman gorro de cuna. Debemos recordar que la transpiración hace que  las erupciones empeoren, por lo tanto es necesario que el pequeño lleve su cabeza siempre seca.

Aplicar aceite de bebé o de cocina no suele ser muy eficaz, y nunca se deben arrancar las costras de la piel del bebé ya que al hacerlo su piel delicada se puede irritar y eso favorece a las infecciones que pueden atacar la dermis.

Lo más adecuado siempre es consultarlo con el pediatra, que en caso de considerarlo nos dará la medicación específica para tratarlo. Muchas veces las costras se van solas y reaparecen con el tiempo, solamente debemos ser cuidadosos y tener paciencia ya que las mismas desaparecen en su totalidad, antes que el bebé cumpla su primer año de edad