Seducción, qué necesitamos para ponerla en práctica.

amor pareja

Todos somos capaces de seducir, la mayor parte de las veces naturalmente, aunque no lo parezca, los sentidos son las armas más potentes de seducción, al igual que la espontaneidad, y la calidez, así que acá te dejo algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de poner en práctica tu sensualidad.

  • A la hora de seducir se deben dejar de lado los «modelos» que nos muestra la sociedad, la cultura y el contexto, siendo uno mismo. El éxito depende de mostrarse tal y cual uno es, alejándonos de la exageración y la sobreactuación.
  • Jugar con las posibilidades que nos ofrece nuestra persona es vital, para llegar a un buen puerto, La vía para conseguirlo es conociéndose a uno mismo. La mirada, la sonrisa y la calidez de nuestra postura ante la persona a quien deseamos, deben ser dominadas tanto para alcanzar la meta como para evitar conseguir el efecto contrario.
  • Se trata de lograr que nuestra presencia ofrezca un ambiente agradable de confianza mutua, la seducción es un arte que carece de reglas estrictas, no hay fórmulas para tener éxito en ello, por lo tanto debemos huir de supuestas tácticas infalibles y creer en nuestra capacidad de conseguir aquello que deseamos.  Ante todo, hay que confiar en uno mismo. La inseguridad es un enemigo, que cuando aparece, hace que perdamos toda nuestra naturalidad y nos obsesionamos con un hipotético fracaso.
  • Es también importante desterrar algunos falsos mitos del entorno a la seducción, por ejemplo, pensar que solo pueden seducir las personas bellas. La seducción no es un juego de belleza, sino que lo más importante tiene que ver con el estilo al relacionarse, primero con uno mismo para sentirse seductor, y después con los demás para trasmitir la seducción. Tengamos presente que hay gente muy bella que no trasmite nada, y por el contrario, también existe gente que no es bella y es muy seductora.
  • Nunca olvides que lo que seduce al otro es «ser uno mismo» los que precisamente nos atrae unos con otros, es tener un propio estilo, y ser sumamente personal.

Foto: Digital Sophia