Aprendizaje, la importancia de ejercitar dedos y mente en los niños

Como todos sabemos, los niños no aprenden a escribir de la noche a la mañana,  dado que este es una prendizaje algo complejo que exige entre otras cosas dominar ciertas habilidades físicas e intelectuales, para poder hacerlo en forma adecuada y a consciencia, es por ello que notarás que al enviarlo a la guardería se hace mucho incapié abordando contenidos enfocados a facilitar más adelante en la edad escolar, el aprendizaje de la escritura.

Tomar el lápiz es una estrategia fundamental para aprender a escribir correctamente, a nivel muscular, el niño necesitará una coordinación de movimientos finos y precisos,  donde podrá trazar lineas, curvas, rectas y de un determinado tamaño para poder lograr el trazo en el momento adecuado. Para que esto suceda es necesario estimular la motricidad fina, o sea las habilidades manipulativas del niño y la motricidad gruesa, la cual le permitirá controlar sus impulsos.

Para tomar correctamente el lápiz, el niño ya debe haber aprendido a mover independientemente sus dedos uno a uno y adaptarlos a la posición correcta, luego necesitará una orientación espacial para desplazarse por la página que está frente a sus ojos en blanco y aprender que siempre se debe escribir desde arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. Por otro lado deberá desarrollar su percepción para poder distinguir los tamaños de las letras y sus formas, antes de comenzar a reproducirlas.

Tómate tu tiempo, siéntate a dibujar con tu hijo, ejercita sus dedos e incitívalo a que dibuje,   te sorprenderás de cuanto es lo que avanza en sus aprendizajes.