Infecciones crónicas, cuidados al momento de quedar embarazada

Si bien el padecer de enfermedades preexistentes muchas veces no es impedimento para llevar a cabo un embarazo, hay muchas enfermedades e infecciones que requiere de tratamientos durante todo el embarazo.

Las hepatitis crónicas, que presentan deterioro de las funciones hepáticas pueden necesitar una vigilancia muy estrecha por parte de los especialistas hasta finalizar el embarazo, e inclusive muchas veces llegan a adelantar el parto. Por eso es mejor que estén siempre bajo vigilancia médica.

En aquellas mujeres portadoras del virus del Sida (VIH), que poseen una carga viral indetectable, el riesgo de transmisión es muy bajo si se mantienen los tratamientos adecuados, si se encuentran enfermas, el médico especialista deberá colaborar con el ginecólogo obstetra, para controlar todos los problemas que puedan surgir y no dejar librado nada al azar, previniendo otros inconvenientes.

Frecuentemente en éstos casos se puede dar a luz por parto vaginal, sin mayores problemas, pero la lactancia aún en los tiempos que corren sigue contraindicada, frente a una mamá portadora del virus VIH. Por lo tanto, por tu salud y la de tu pequeño, no dejes de consultar con tu médico de confianza, realizar los controles periódicos, y seguir sus indicaciones. De ésta forma no hay motivos para privarse de la maternidad.