La importancia de pasar tiempo con el papá para un bebé

Casi siempre nos referimos a la relación fraternal que se crea desde un principio, con la madre y su bebé, pero el padre no es menos importante, sino todo lo contrario. Desde el primer momento de la gestación, durante los 9 meses del embarazo y posteriormente.

La forma de relación es importantes para ambos padres pero absolutamente diferenciada, ya que mamá se ocupa del bebé, de una forma más protectora, alimentándolo, jugando con caricias, mimos y arrumacos delicados, mientras que papá podrá en práctica juegos un poco más rudos, como levantarlo por los aires, balanceándolo y los juegos serán más físicos.

Ambas formas de jugar con el pequeño promueven muchos estímulos y emociones, el niño aprenderá jugando a defenderse, a competir, a ser mimado y a brindar un cariño recíproco. Por eso la conducta de su padre desde primeras instancias es sumamente importante, ya que mediante la estimulación de algunos músculos y funciones cerebrales que se activan en los juegos con el padre pueden diagnosticarse aspectos del pequeño que si solamente lo cuidara y jugara con la madre, tal vez pasarían inadvertidos, o viceversa, si solamente lo cuidara el padre.

Por eso el cuidado del pequeño de parte de ambos es fundamental para su desarrollo, ya que ambos lo estimulan de formas diferentes y las dos son necesarias para el correcto desarrollo del pequeño.