Cómo actuar cuando el niño no quiere comer nada

Definitivamente cuando nuestro pequeño deja de comer, las madres comenzamos a alarmarnos, hay que tener en cuenta que a medida que van creciendo, los requerimientos de alimentos, muchas veces son menos, ya que su desarrollo se lleva a cabo con más lentitud.

De todas formas si un niño dejara de comer alimentos durante un día completo, siempre debemos consultarlo con nuestro pediatra.

Cuando el pequeño llega al año de vida y hasta el comienzo de la edad escolar, la energía que necesita para mantenerse en movimiento va en aumento, pero aunque parezca mentira, la energía que necesita para su crecimiento decae. Esto se debe a que el ritmo de crecimiento es mucho más lento que cuando era bebé, por eso muchas veces llegados los 3 o 4 años de edad, notamos que comienza a comer menos alimentos, comparado con lo que comía cuando tenía un año.

También cambian sus gustos alimentarios, notaremos que antes le ofrecíamos ciertos platos que consumía gustoso y ahora ya no los desea comer. Lo que es importante, en éstos casos es no presionarlo a que coma, ya que como hemos dicho en otras oportunidades la comida, debe resultarle placentera, y si cabe la posibilidad, podremos ir modificando su menú acorde a sus nuevas preferencias.

Ahora bien, si aún así notamos que el niño no quiere ingerir ningún tipo de alimentos, y habiendo hecho la consulta pedíatrica, descartamos cualquier tipo de enfermedad, lo mejor sería indagar con mucha sutileza, para que nos cuente que le está pasando, puede que el problema que lo angustia no sea netamente alimentario, y sea un llamado de atención, para que cambiemos algo, y podamos ayudarlo.