Bebés que duermen en brazos y no quieren dormir en la cuna

Verá que hacemos referencia de tanto en tanto al sueño del bebé, porque es saludable e indispensable para su correcto desarrollo, y nunca van a faltar aquellos comentarios que nos recalcan que no lo malcríes, no lo tengas tanto tiempo en brazos, etc.

A un bebé de tres meses, que todavía es muy pequeñito, al momento de hacerlo dormir, hay que conocerle sus ritmos, para luego corregir sus hábitos. Muchas veces los dejamos pasar de sueño y están verdaderamente cansados por lo que conciliar el sueño, se les hace realmente difícil, como padres es muy importante aprender a reconocer cuando el bebé comienza a estar somnoliento, y no completamente muerto de sueño, para que de esta manera podamos facilitarle aquellas condiciones óptimas para que aprenda a dormirse solo.

Acunarlo, brindarle seguridad y cariño, mecerlo, deben ser condiciones tranquilizantes, pero no debemos olvidarnos que debe aprender a dormir en su cuna. Hay un porcentaje de tiempo que el niño pasa en la cuna que por lo general permanece despierto, si no aprende durante el día a estar solo en su propio hábitat, raramente conseguiremos que de noche se quede y se duerma solo, lo que llevará a que reclame nuestra presencia y si o sí debamos levantarnos a atenderlo.

Foto: Gracias a chimothy27