Embarazo, peligros cotidianos en el trabajo parte I

En el ámbito laboral, sobre todo para aquellas madres que trabajan en relación a la industria podríamos encontrarnos, con un sin fin de productos que a la larga son tóxicos y nocivos durante el embarazo, sobre todo si no se respetan las normas de seguridad, por lo que siempre es mejor asegurarse tanto al momento de dar a luz, como a lo largo de todo el embarazo, que las condiciones laborales son las adecuadas.

En muchos trabajos las futuras madres pueden estar expuestas a sustancias tóxicas como el plomo, y la exposición a este tipo de metal está relacionada directamente con los abortos, probabilidades de parto prematuro, y en algunos casos hasta puede provocarle algunas discapacidades a nuestro futuro bebé.

Si bien es conocido en todo el mundo lo tóxico que puede llegar a ser este metal para una embarazada, se trabaja constantemente para que cada vez sean menos las cantidades en los productos industrializados y de uso doméstico.

En las empresas donde se trabaja con este tipo de riesgos por lo general se aparta a las embarazadas del contacto con el mismo, temporalmente. Pondremos el caso puntual de las estaciones de servicios, o gasolineras, en las que una mujer embarazada, cuando asiste no hay inconvenientes, pero en el caso de que trabaje dispensando todo el día carburantes o no, los absorbe a los mismos mediante la inhalación, a través de su piel, por lo que es recomendable que durante la gestación se encuentre trabajando en otra área.

Esta misma norma corre para las empresas que realizan vajillas, fábricas de cristales o donde se funden metales, para evitar complicaciones en la futura madre y el bebé.