Cómo higienizar correctamente los genitales luego del parto

En el parto haya o no episiotomía, la higiene de los genitales se hace fundamental, recordemos que la misma solamente debe ser externa, jamás se deben realizar lavados internos, ya que los mismos destruyen la flora natural y favorece la aparición de infecciones internas sobre todo luego de tener un bebé que esta todo muy alterado.

La vagina está preparada fisiológicamente para las lesiones que pueden producirse durante el parto, posee una alta capacidad de cicatrización, y reparación de los tejidos.

Para higienizar esa zona solamente debemos utilizar agua tibia y un jabón neutro, no se deben utilizar jabones antisépticos, ni desinfectantes, ni cicatrizantes, salvo que tu médico lo indique, por otro lado si amamantamos, hay que tener mayor cuidado con aquellos elementos yodados porque pasan a través de la leche materna, y pueden causar problemas tiroideos en el bebé.

  • El lavado debes realizarlo siempre en dirección vaginal hacia el ano, y nunca al revés para evitar el paso de gérmenes de la zona rectal a la genital.
  • Siempre debes higienizarte con la mano, las esponjas atraen gérmenes fácilmente.
  • Puedes ducharte a la mañana y aprovechar para higienizar delicadamente la zona, pero nunca te higienices mas de dos veces al día porque la humedad dificulta la cicatrización.
  • Para secarte utiliza una toalla suave, cuidadosamente y en dirección desde la vagina hacia el ano.
  • Utiliza compresas de algodón sin plásticos ni absorbentes y cámbialas cada vez que estén mojadas, para evitar el exceso de humedad,

En cuanto a la episiotomía, los puntos suelen reabsorberse a los 10 o 15 días, de no ser así o en caso de infección no dudes en consultar con tu médico que te explicará correctamente cual es el procedimiento a seguir. Muchas veces en estos casos se hace necesario ingerir antibióticos, y realizar curas con cicatrizantes y antisépticos, que nadie mejor que el sabrá indicarte.

Foto: Gracias a nagobe