Mitos sobre la elección del sexo del bebé

Seguramente has escuchado una gran variedad de historias como aquella que dice que si quieres tener un niño debes comer más carnes rojas y que para tener una niña debes darte más gustos comiendo chocolate, así como hacer el amor bajo la luz de la luna llena.

Todos estos mitos no son la realidad científica, pero algunas mujeres aseguran que les ha funcionado, así que aquí te traigo algunas de las historias más populares a la hora de escoger el sexo de tu bebé.

De acuerdo a las creencias populares lo que pones en tu cuerpo antes de concebir puede afectar el sexo del niño que tendrás meses después. Así se dice que si quieres un varón debes comer más carnes rojas, comer más snacks salados como las galletas saladas y las patatas fritas y los padres deben tomar más gaseosas, en especial aquellas de cola. Si lo que se quiere es una niña los dos padres deben comer mucho pescado y vegetales y comer más chocolate y cosas dulces.

Otras historias antiguas afirman que la selección del sexo del bebé también se deben a ciertas formas que son mejores para hacer el amor. Por ejemplo si se quiere un bebé esas creencias dicen que la mujer debe permanecer acostada y quedarse allí un rato después del sexo porque se dice que esto le da más oportunidades a los espermas masculinos a llegar más rápido a los espermas femeninos. También se dice que si el hombre lo disfruta mucho, tanto que alcanza el clímax antes que la mujer, se va a tener un varón.

Si lo que se quiere es una niña, estas creencias populares dicen que las mejores posiciones durante el sexo son las del hombre encima y las de la mujer encima. Además si la mujer lo disfruta más, es decir si alcanza el clímax antes que el hombre, se tienen más posibilidades de tener una niña y que si la mujer es la que toma la iniciativa para tener sexo, también se tendrá un bebé de este sexo.

Foto: Gracias a Photos by Lina