Baño para bebés recién nacidos

bano del recien nacido

Los bebés recién nacidos son lo más tierno, lo más dulce y lo más encantador que sus padres puedan haber visto en la vida, y es precisamente por eso mismo que les preocupa tanto la hora de asearlos correctamente, porque llegan los temores de que se resbalen, se lastimen, lloren o no les guste la hora de la limpieza.

Sin embargo, la hora del baño a esta edad puede ser una buena experiencia tanto para padres como para el bebé.

Antes de darle un baño a tu bebé asegúrate de tener a mano todo lo que vas a necesitar como la toalla, un jabón extra suave, un pañal limpio y la ropa que le vas a poner después. Llena la pequeña bañera con agua tibia, que no pase de los 32 grados centígrados. Ya con esto listo sólo te queda traer a tu bebé con su ropa y desvestirlo en el mismo lugar del baño y si tu bebé llora mucho durante el baño, puedes intentar sumergirlo con su pañal puesto para que se sienta más seguro.

Mete a tu bebé poco a poco, sosteniéndole la cabeza con una de tus manos y procura que el agua no lo alcance a cubrir todo, pero ve echándole agua encima todo el tiempo para que no sienta frío. Utiliza un jabón extra suave y en muy poca cantidad, porque puede resecar la piel de tu bebé, pero no lo utilices en su rostro porque puede ser irritante, allí te recomiendo limpiar con algodones mojados.

Después enjuágalo suavemente con agua igual de tibia y termina de limpiarlo con un paño húmedo. Cuando ya acabes pon a tu bebé en una bata de toalla y envuélvelo para que no sienta frío. Si la piel de tu hijo aún se está despellejando por su nacimiento, puedes aplicar una loción igualmente suave para hidratarla y no te debes preocupar porque esa piel no está seca, sino muerta y se debe caer de todas maneras.

Foto: Gracias a jessicafm