Higiene del bebé, el mentón y los oídos

limpiando los oidos

Es muy natural que los bebés babeen todo el tiempo, y esto puede provocar cierta irritación alrededor de su boca, es por ello que solemos utilizar los baberos, notaremos que se empapan constantemente de saliva.

Cuando comience a cortar los dientes alrededor de los 6 meses es conveniente que limpiemos su barbilla, y que si notamos que es necesario, no dejemos de colocarle cremas hidratantes, para evitarle posibles paspaduras.

En cuanto a sus oídos, no debemos más que limpiar la zona externa de las orejas, sin intentar extraer el exceso de cera que tienen sus oídos ya que la misma cumple la función de protegerlos de la suciedad y los gérmenes, evitando así que puedan enfermarse. Para ello podemos utilizar la punta de la toalla, cada vez que los bañamos.

Los hisopos no están aconsejados, porque cada vez que utilizamos uno estamos empujando más cera hacia el interior del oído del bebé, y sin querer podríamos dañar su tímpano,  tengamos presente que los bebés se mueven constantemente y un mal movimiento, puede terminar siendo mucho peor que dejarle un poquito de cera en su oído.

Foto: Gracias a meemal