Trucos para que tu hijo deje el chupete

bebé dormido

Es un hecho conocido por los padres que algún día tiene que llegar la hora en que los hijos deben dejar de utilizar su chupete y es muy preocupante simplemente pensarlo porque ves a tu pequeño muy contento con este objeto y con él para todas partes.

Pero ese es un paso que se debe dar cuando el niño ya alcanza una cierta edad y cierta madurez, y para eso te doy unos consejos para hacer ese proceso fácilmente.

Retíralo tempranamente: Los bebés tienen sus propias formas de hacerte saber que no les gusta algo, pero quitarle el chupete a uno de ellos es mucho más fácil que tener que explicar y negociar cuando ya están más grandes. Muchos padres les quitan los chupetes a sus hijos alrededor de los tres meses, cuando ya no necesitan estar chupando para calmarse. Lo mejor es que crecen y ni recuerdan que alguna vez lo tuvieron.

Sabotéalo: Muchos padres tienen algunas tácticas que requieren de algo más de cuidado y es que alteran el chupete en formas para que no sea satisfactorio de chupar. La táctica más popular es hacer un pequeño agujero casi invisible en la punta para que no exista resistencia a la hora de chupar y así no sea agradable. Te recomiendo que no intentes cortarlos porque podrías dejar pedazos que se suelten fácilmente y que podrían poner en riesgo a tu bebé.

Piérdelo: Esto puede ser una revelación para ti, pero la próxima vez que estés buscando desesperadamente el chupete de tu bebé, simplemente detente y si se ha perdido, déjalo así. Otra opción muy obvia es perderlo a propósito y esa estrategia funciona muy bien. Puedes simplemente botar o esconder muy bien el chupete y dejar que tu hijo de ayude a buscarlo y después de que no lo encuentren estará un poco triste, pero se le pasará pronto.

Deja que la naturaleza tome su curso: Puedes dejar que tu hijo simplemente deje un día de usarlo, que eventualmente sucederá. Pero debes tener en cuenta hechos que son reales como que los niños que no utilizan chupete tienen menos infecciones de oído, si tienen problemas del lenguaje y al hablar este objeto los puede empeorar y pueden causar en el largo plazo problemas de dientes y en la boca.

Foto: Hamed Saber