Alimentos para un bebé celíaco

Enfermedad celíaca niños

Para mantener saludables a nuestros hijos si padecen esta enfermedad, lo mejor es tener presente los colores del semáforo, para identificar mejor aquellos alimentos que podemos darles y aquellos que están totalmente prohibidos para este tipo de enfermedad.

Alimentos permitidos para niños celíacos

Alimentos de color verde: Son aquellos que para el bebé son seguros, y que naturalmente están libres de gluten, entre ellos encontraremos:

  • Vegetales, frutas, verduras, hierbas frescas.
  • Carnes rojas y blancas al igual que todo tipo de mariscos.
  • Productos congelados no rebozados e industrializados, sin salsas ni condimentos.
  • Lácteos  fluidos, leche, manteca, margarinas y crema.
  • Condimentos como el vinagre, aceites, sal, pimienta en grano, azafrán y hierbas aromáticas.
  • Endulzantes, azúcar y miel.
  • Cereales, frutas secas, arroz, legumbre y granos de maíz.

Alimentos de color rojo: Estos son aquellos que están prohibidos ya que contienen trigo, avena, cebada y centeno, y deben ser excluidos de la dieta del pequeño:

  • Panificados, productos de panadería y pastelería.
  • Pastas.
  • Bebidas a base de cereales, como por ejemplo la cerveza.

Los alimentos de color amarillo: Son mayormente industrializados, contienen gluten que se utiliza con diferentes finalidades, como aglutinante, espesante, colorante y para dar volumen, por lo tanto son considerados dudosos y ante esto no deberían ser consumidos por el niño a menos que tengan en la etiqueta que están libres de TACC, que los hacen aptos para celiacos. Entre ellos encontraremos:

  • Mayonesas.
  • atún enlatado.
  • quesos.
  • snacks.
  • patatas fritas de paquete.
  • hamburguesas.
  • golosinas.
  • dulces.
  • chocolates.
  • helados.
  • flanes y postres para preparar, pastas dentales, etc.

Cambiar a una dieta sin gluten requiere un periodo de adaptación. Los niños deben asumir ese compromiso durante toda su vida para gozar de buena salud. Al adquirir productos elaborados, se debe comprobar siempre sus ingredientes.

Como norma general, se debe eliminar de la dieta todos los productos a granel, los elaborados artesanalmente, y los que no estén etiquetados o no lleven el listado de sus ingredientes. La manipulación de los alimentos se convertirá en un hábito.

En los restaurantes, se debe tener precaución con lo que se consume. En los comedores escolares ya existen menús especialmente preparados para los niños con enfermedad celíaca.

En casa, es recomendable eliminar las harinas de trigo y el pan rallado normal y sustituirlos por ingredientes sin gluten para rebozar o preparar salsas espesas.

Ante la menor duda consulte con su pediatra.