Los antibióticos y el bebé

Los antibióticos y el bebé

Los antibióticos son medicamentos que suelen ser importantes y efectivos, pero solo si se utilizan adecuadamente, pueden salvar vidas o ser completamente perjudiciales si se los utiliza incorrectamente.

infecciones provocadas por dos tipos de gérmenes: virus y bacterias. Los virus provocan la mayoría de los resfriados, dolor de garganta y tos, las infecciones virales más comunes no se curan con antibióticos. Su hijo se recuperará de una infección viral cuando la enfermedad haya seguido su curso.

Los antibióticos no deben utilizarse para tratar infecciones virales. Pueden usarse para tratar infecciones bacterianas, pero algunas cepas de las mismas se han hecho resistentes a ellos. Si su hijo sufre una infección provocada por una bacteria resistente a los antibióticos es posible que tengan que tratarlo en un hospital, con medicinas fuertes e intravenosas. Para prevenir esto, debemos darle al bebé antibióticos solamente cuando el pediatra lo indique y sea sumamente necesario, puesto que el repetido o inadecuado uso de antibióticos contribuye a la proliferación de bacterias resistentes.

¿Cuando es recomendable administrar antibióticos al bebé?

Generalmente esto se lo responderá el pediatra, luego de realizar el diagnóstico y ver cual es el tratamiento adecuado, pero para que tenga en cuenta :

  • Las infecciones de oído, la mayoría requieren tratamientos con antibióticos.
  • Sinusitis, en estos casos son necesarios cuando es grave o persistente, pero el simple hecho de que su bebé tenga mucosidad de color amarillento o verde no significa necesariamente que tenga una infección de origen bacteriano. Es normal que la mucosidad se espese y cambie de color a lo largo de un resfrío viral.
  • Bronquitis, rara vez el niño necesitará consumir antibióticos en este cuadro.
  • Dolor de garganta, estos se producen en su mayoría por un origen viral, solo aquellos provocados por estreptococos, que se deben diagnosticar con una prueba de laboratorio, requieren antibióticos.
  • Resfríos, estos también son provocados por virus y pueden llegar a durar hasta dos semanas, los antibióticos no tienen ningún efecto sobre ellos. Su médico le indicará cual es la procedencia para aliviar sus síntomas.

De todos modos debemos tener presente que las infecciones virales pueden desembocar en infecciones bacterianas, pero no deben ser tratadas con antibióticos para su prevención, ya que con esto aparte de no curar la infección viral, puede fomentar el desarrollo de infecciones provocadas por cepas resistentes  a los antibióticos. En caso que la enfermedad empeore o dure demasiado su pediatra le indicará el tratamiento a seguir, no dude en consultarlo.