Cómo elegir la leche de fórmula

Alimentación con leche de fórmula

En el mercado encontrará básicamente tres tipos de este producto: las leches de fórmula elaboradas con leche de vaca. Las fórmula de leche de soya (soja), y las fórmulas especiales.

Tipos de leches para bebés

Leche de fórmula elaborada con leche de vaca: Representan el 80% de las leches de fórmulas para bebés que hay en el mercado, aunque están elaboradas a base de leche de vaca su composición es alterada considerablemente para que sea adecuada a un lactante.

la leche es tratada con diversas técnicas, como el calentamiento, para que las proteínas sean más fáciles de digerir, al mismo tiempo se añade lactosa (azúcar de la leche) para que la concentración de la misma se asemeje  a la de la leche materna, y grasa de leche que se substituye por aceites vegetales y en algunos casos por otras grasas animales que son más fáciles de digerir. Hay leches que están enriquecidas con hierro, esta fórmula fortificada es recomendable para todos los lactantes alimentados con biberón desde que nacen hasta que cumplan un año de vida.

Leche de fórmula con soja: Contiene una proteína diferente (soya o soja) y diferentes carbonohidratos (polímeros de glucosa y sacarosa), que la leche elaborada a base de leche de vaca. Suele recomendarse cuando el bebé no puede digerir la lactosa , que es el principal carbonohidrato de la leche de vaca, aunque ahora ya existen productos elaborados con leche de vaca que no poseen lactosa, muchos lactantes pasan por fases en las que no pueden digerir la lactosa, sobre todo después de tener fuertes diarreas ya que estas afectan el funcionamiento de las enzimas intestinales.

Otro motivo menos común para utilizar este tipo de leche es que el bebé sea alérgico a a la leche , lo que puede provocar cólicos, estancamiento en el crecimiento diario, e incluso diarreas sanguinolentas. Este tipo de reacción es peligrosa en un recién nacido. Lamentablemente un 50% de los lactantes alérgicos a la leche de vaca, tampoco toleran la leche de soya por lo tanto deben consumir fórmulas de leches especiales. También es recomendada en casos de que el lactante tenga un trastorno  poco común llamado galactosemia, que es la intolerancia a uno de los dos azúcares que componen la lactosa.

Leches de fórmulas especiales: Estas leches son elaboradas especialmente para lactantes que poseen trastornos o enfermedades concretas, existen también para bebés nacidos prematuramente, si su hijo tiene requerimientos especiales, debe consultar con su pediatra, que le recomendará la más adecuada según su caso, así como también leer correctamente las etiquetas de las mismas, ya que generalmente difieren bastante de las instrucciones de los productos habituales.