Cómo descubrir el patrón alimentario del bebé

Alimentar al bebé

Cada bebé tiene su propio estilo de alimentarse, investigaciones pasadas les dieron nombres a cada manera que adquiere un niño para alimentarse diariamente. Entre ellas podemos encontrar:

El bebé y su manera de alimentarse

  • Barracudas: Estos bebés van directo al alimento, en cuanto se les pone el pecho delante se agarran de la areola y succionan con fuerza durante 10 a 20 minutos, su energía va disminuyendo a medida que va pasando el tiempo.
  • Exitados e ineficaces: En cuanto ven el pecho se ponen como locos, inician un ciclo que se repite varias veces en cada toma, se agarran del pecho, se les sale de la boca y comienzan a llorar desconsoladamente, muchas veces es necesario calmarlos varias veces mientras se les alimenta. El secreto de la alimentación con estos niños, es darles de comer antes que tengan mucha hambre, o cuando recién se despiertan.
  • Morosos: A este tipo de bebés no les interesa amamantar a menos que tengan seguridad que extraerán leche del seno, los primeros días al comprobar que lo único que pueden obtener de recompensa es el calostro, pierden el interés, esto no quiere decir que la madre le debe dar leche de fórmula o el biberón con agua para calmarlo, sino por el contrario, se le debe seguir colocando en el pecho, hasta que se agarre, mientras tanto la madre puede extraerse la leche e ir buscando posiciones para que el niño se sienta cómodo y aprenda a succionar.
  • Juguetones: Estos lactantes insisten en jugar con el pezón, probando primero la leche y relamiéndose  antes de empezar a succionar. Si se les presiona se ponen furiosos y gritan en señal de protesta, la mejor solución en estos casos es la tolerancia, después de estar varios minutos jugando suelen agarrarse y mamar correctamente. Solo es conveniente asegurarse de que se agarren correctamente y no solo del pezón.
  • Dormilones: Prefieren succionar unos minutos y descansar varios minutos antes de volver amamantar, algunas veces se quedan completamente dormidos encima del seno de su madre, y se despiertan listos para continuar con su alimentación. A este tipo de bebés no se los puede presionar, la mejor solución es ser lo más paciente y flexible posible.

Descubrir el patrón de alimentación del bebé es uno de los mayores retos que tendrá que afrontar durante las semanas inmediatas después del parto. En cuanto lo haya descubierto le resultará mucho mas fácil darse cuenta cuando su bebé tiene hambre, cuando se haya alimentado de más, cuantas veces tiene que darle de mamar y cuanto tiempo debe durar cada toma.