Tus compras libres de estrés

compras

Las compras nos encantan pero a veces terminan siendo un poquito estresantes, ¿cierto? No sólo de vamos de compras para adquirir ropa u otros objetos: compramos porque es una forma de consentirnos. Sigue estos consejos para que las compras no dejen de ser placenteras para ti.

  • Déjate ayudar por internet. Si compras en línea y reservas las compras en persona para esos días en que buscas mimarte, la actividad difícilmente se desvirtuará.
  • Haz una lista. Ahorra tiempo y sé benévola con tus pies: una lista te evitará andar de tienda en tienda sin recordar lo que buscabas.
  • Traza una ruta. Piensa con anticipación qué tiendas visitarás. Tenerlo claro desde el principio lo hará menos cansado.
  • Pon atención a ferias y ofertas. Evita el estrés de los gastos excesivos estando atenta a las ofertas y a las grandes ferias. Más opciones, menores gastos.
  • No pierdas el ritmo. Siempre es agradable sentarse en un café a descansar, pero no te excedas para que después retomar la compra no te resulte difícil.
  • Recopila información. Si amaste la tienda, si las ofertas eran espectaculares, solicita un volante o una tarjeta de presentación. La próxima vez te serán útiles.
  • Aprovecha tu tarjeta. Busca los descuentos para tarjetas de crédito. Si eres puntual con tus pagos puedes ahorrar hasta la mitad, pues muchos almacenes ofrecen planes de descuento.
  • Disfrútalo. Ir de compras con los amigos o en solitario, por la tarde o por la mañana. Decide cómo hacerlo para que la experiencia sea divertida y placentera.

Foto: Senyor F