Librarnos del desorden en casa

sacar basura

Desorden en casa como resolverlo

Sin darnos cuenta, poco a poco vamos acumulando una buena cantidad de cosas que van llenando poco a poco todos los elementos de nuestra casa. Seguro si miras en los gabinetes de la cocina están llenos de cosa y en los del baño aún más, hasta si revisamos las carpetas de nuestro ordenador o computador y la bandeja de entrada de nuestro correo electrónico encontraremos pilas de cosas inservibles. Para esos casos te brindo algunos trucos a la hora de botar cosas a la basura.

Medicinas de más de un año: tíralas, porque no es como una bodega de vinos y en realidad no se vuelven mejores con el paso del tiempo. Con antibióticos, su vida útil es aún más corta, así que cuando no los utilices tíralos, pero no en la taza del baño, porque puedes causar contaminación.

Revistas viejas: tíralas, incluso si te sigues diciendo a ti misma que algún día las vas a leer. No es muy realista pensar que vas a leer todos los artículos en ellas y conservarlas sólo te va a causar estrés por no haberlas leído. Además cualquier publicación se vuelve obsoleta cuando la nueva sale y si las deseas conservar por más tiempo sigue esta regla: conserva las revistas semanales durante un mes y las mensuales durante tres meses.

Pollo congelado de hace seis meses: Consérvalo, porque las piezas sin cocinar pueden durar hasta nueve meses antes de que las fibras empiecen a romperse y el sabor se pierda. Los pedazos que están cocinados sólo duran cuatro meses y en cuanto a cuestiones de salud, tampoco hay preocupaciones.

Especias que tienen un año: Consérvalas. Si no las has abierto, puedes utilizarlas hasta dos años después, antes de que el aire entre y los aceites empiecen a evaporarse. Mantenlas a la temperatura de la habitación, lo que quiere decir lo más alejadas que puedas de la estufa, claro sin que la hora de la cocina se convierta en una maratón por la cocina.

Tus zapatillas de correr que tienen dos años: tíralas. De hecho debiste haberlas dejado de utilizar hace un años. Los zapatos duran entre 450 y 800 kilómetros, con la mitad de la suela siendo la primera que sufre las consecuencias. Si después de ese tiempo la pisada aún está intacta, puedes utilizarlos durante otros seis meses para caminatas generales o para el uso del día a día. Si después de eso siguen en buen estado puedes escoger el mantenerlas o donarlas a un refugio para gente sin hogar o a otra caridad.

Foto: JoshMcConnell