Consejos para hacer bien una dieta

ensalada

Las dietas muchas veces son difíciles de seguir y es muy fácil caer en la tentación y dañarla comiendo alimentos llenos de grasa y de calorías que nos hacen subir de peso. Por ese motivo es mejor que sigamos identificando esas situaciones que nos ponen la tentación de la comida.

  • Tus hijos: Tener un niño en la casa incrementa las posibilidades de tener cosas como patatas fritas que inevitablemente acaban en tu boca. En el afán de poner a los hijos primero, las madres tienden a no desayunar, comer alimentos que no son saludables y dejar el ejercicio.

Para resolver ese asunto debes mirar el futuro y saber que esos pasabocas que los chicos queman en una hora irán directo a nuestro depósito de grasa. También debes planear las comidas diarias para que siempre comas alimentos sanos como fresas, yogurt, tostadas integrales con mantequilla de maní y nueces.

  • La televisión nocturna: Al no tener suficientes horas de sueño se inhibe la producción de hormonas del crecimiento, lo que puede llevar a síntomas prematuros de la edad como obesidad abdominal, reducción de la masa muscular y un menor estado físico.

Una solución es establecer un ritual que le indique al cuerpo que en una media hora es tiempo de ir a dormir, como apagar el ordenador, leer, hacer estiramientos y bajar el volumen del televisor. También ejercitarse en la mañana o la tarde, porque por la noche el cuerpo puede quedar muy estimulado para dormir.

Foto: e calamar