Consejos para extraer una astilla

Tanto grandes como chicos no estamos exentos de clavarnos una astilla y aunque parezca un mal menor, hay que retirarla cuidadosamente lo más rápido posible, para evitar complicaciones e infecciones.

Cómo extraer una astilla

La mayoría de las veces estas solamente causan un poco de irritación pero pueden volverse sépticas si no se tratan y provocar infecciones, por lo tanto desinfectarlas con algún producto antiséptico y si ésta está a la vista quitarla será lo mejor.

Si la astilla se encuentra demasiado encarnada debajo de la piel, aplicando una cataplasma en la zona afectada, con agua caliente y alguna tisana de hierbas, repitiendo la operación dos veces al día para que la misma aflore a la superficie y pueda retirarla.

De no ser así tal vez necesite de una aguja estéril para quitarla con mayor facilidad, pero si la astilla es grande o se trata de alguna partícula de vidrio lo mejor será consultar con el médico.

Las hierbas que pueden ayudarle a remover una astilla demasiado encarnada son la infusión de llantén, manzanilla o tomillo, que para atraer la astilla a la superficie, debe realizar compresas con la infusión estando aún caliente, tantas veces como sea necesario. Si posee alguna crema a base de manzanilla, esta también le ayudará luego de aplicar la compresa para que la astilla salga a la superficie y pueda quitarla.