Por qué no se les debe dar miel a los bebés

Peligro de la miel en bebés

Suele ser muy común que alguna amiga, nuestra madre o suegra nos recomiende untar el chupete del bebé en miel, un producto natural y lleno de propiedades saludables, para calmarlo antes de ir a dormir, o para que deje de llorar y se conforme con él. Lo cierto es que esto no debería hacerse.

Peligro de la miel en bebés menores de un año

No hay que dejar de destacar que representa un riesgo para la salud de los niños menores de un año, quienes bajo ningún concepto deben consumir miel, ya que una pequeña cantidad puede ser en extremo peligrosa. Su consumo es capaz de conllevar a reacciones alérgicas, que en efecto pueden prevenirse.

El poquito de miel que pongamos, puede causar varios problemas a la salud de nuestro bebé, entre ellos, una pronunciada interferencia con la lactancia, y el próximo crecimiento de sus dientes. Esto se debe a que la miel de caña y la miel de abejas, contienen esporas Clostridium botulinum que una vez en el intestino producen en el bebé neurotoxinas, debido a que el mismo esta inmaduro en un bebé que está lactando. Puede además conllevar a reacciones alérgicas y situaciones que son mejor prevenirlas.

Los síntomas de esta patología en un bebé, que se manifiesta con la parálisis muscular provocada por la toxina botulínica, son desgano, falta de apetito, constipación, llanto débil, y debilidad muscular. Como se deduce, los síntomas de presentación pueden ser muy variados y de diferentes niveles de gravedad. Si esta enfermedad no es correctamente diagnosticada y tratada a tiempo, puede producir parálisis en los brazos, piernas y músculos respiratorios, hasta llegar a una insuficiencia respiratoria que puede ser letal.

Los alimentos comerciales que contienen miel, como los cereales para el desayuno y la comida procesada para bebé, son seguros porque se han calentado a una temperatura suficiente para matar las bacterias en reposo.

Por estos motivos, siempre es mejor evitar darles cualquier tipo de miel a los niños menores de un año, así como tampoco se deben endulzar los alimentos con este tipo de productos naturales, por más pequeñas que sean las cantidades, ya que sin querer podríamos provocar daños irreparables en los intestinos de nuestro bebé.