Sudoración excesiva, causas y tratamientos

La sudoración excesiva (hiperhidrosis), es un trastorno muy corriente y además es muy molesto y causa mucho infortunio a las personas que la sufren.

La sudoración es un medio natural que colabora a que el cuerpo se mantenga fresco ante las situaciones de calor, al hacer ejercicio o ante ciertas situaciones emocionales: nervios, miedo, etc.

Las personas con hiperhidrosis, sudan en exceso aunque no se presente ningunos de los factores anteriormente mencionados como desencadenante, transpiran igual en reposo y a pesar de que el clima sea frío.

¿Cuáles son las causas de la sudoración excesiva?

Existen causas de diferentes orígenes como:

  • Neurológicas.
  • Cardiopatías.
  • Cáncer.
  • Menopausia.
  • Hipertiroidismo.
  • Parkinson.
  • Tuberculosis.
  • Trastornos de ansiedad.

¿Cómo es el tratamiento en las personas con sudoración excesiva?

El tratamiento no resulta sencillo, en los casos más leves se emplean productos de farmacia, de droguería, de aplicación local en axilas o en pies o medicamentos anticolinérgicos por vía oral pero por presenta efectos secundarios, como retención urinaria, visión borrosa, sequedad de boca.

Se recurre a preparados como el cloruro de aluminio hexahidratado en solución alcohólica, en la forma axilar, pero causa irritación a la piel. El ácido tánico, el glutaraldehido y la formalina al 1% son buenos colocados en forma local, pero si se los usa por mucho tiempo originan hiperpigmentaciones de la piel.

La temida toxina botulínica, se emplea en la actualidad en afecciones como estrabismo, arrugas, patas de gallo, distonía cervical y que causa un bloqueo de la transmisión nerviosa, se emplea en el tratamiento de la hiperhidrosis localizada. Se inyecta en forma subcutánea y la sintomatología precisa una semana, el inconveniente es que vuelve a aparecer después de algunos meses.

NOTA: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…